Sin categoría

¿Hilado con rueca/ hilado con huso?

¡Buen día!

Estaba hilando a rueca y mateando y se me pasó esto por la cabeza: Lo distinto que es hilar con la rueca y con el huso.

Yo empecé a hilar con huso, y  a pesar de que me costó aprender ( vaya si me costó) y que hace tiempo que no lo agarro. Ahora se me antoja algo fácil, que si en este momento me hiciera con uno, no tendría dificultad en hilar unas madejitas, -como el que ha aprendido a andar en bicicleta.

Las diferencias que más noto son quizás estas: con el huso, tu dominas todo con las manos: la tensión, la velocidad y el grosor, en cambio con la rueca: al tener que combinar pies y manos, la tensión y velocidad son más difíciles de coordinar y tienes que vigilar con el ritmo de los pies, ya que si vas muy rápido, tendrás que ir soltando más lana con las manos y puede ser que se torsione demasiado el hilo, quedando como un espagueti todo retorcido.

Lo ideal llega cuando comprendes que yendo más despacio puedes controlarlo todo mejor, la cantidad de lana que le das a la rueca, lo torcida que va a estar… luego ya puedes ir como un Formula 1, pero hasta entonces, piano piano y observa.

Con el huso al principio, tu le das muuuuchas vueltas al palito para que no se te corte el hilo, pero de esta forma obtenemos el espagueti retorcido y más irregular del que queríamos. Entonces ¿ cómo consigo el hilo «regular » y ligero de mis sueños? Pues yendo despacio, si observas el hilo  puedes distinguir si te has pasado de vueltas o vas por la buena senda :  ( las principales diferencias que yo veo, cada uno luego lee el hilo y tiene sus truquitos).

  • Si el hilo está muuuuy retorcido y opaco: te has pasado de vueltas.
  • Si el hilo tiene las fibras casi paralelas y una consistencia » transparente» ( cuando ves a través del hilo): te has quedado cort@.
  • Si se te corta todo el tiempo: te has quedado cort@.

    -Hay que encontrar el término medio-

Y lo mismo con la rueca, solo que aquí la cosa se enmaraña con los pies. ( Y con el alambrecito que regula la tensión, con la velocidad de la rueda, con la torsión que se te ha ido de las manos y se está empezando a ir a la mecha…) .

Y pensaras: -Cuando lo veía parecía fácil.- Pues no quisiera desanimarte si querías iniciarte en el maravilloso mundo del hilado artesanal, porque sí, los inicios al principio son un poco retorcidos/enmarañados/enfieltrados, pero una vez el ovillo que tenemos por cerebro hace «Clic», todo fluye. El hilo fluye, la rueca/huso fluye , el universo nos sonríe y tenemos una madeja hermosa como resultado.

Me encanta hilar, y a veces se aproxima a la meditación. Soy una persona bastante inquieta, pero en el momento en el que me siento con mi compañera rueca, no hay prisa. Nos tomamos unos mates y le damos unas vueltas a la lana.

 

 

Si quieres iniciarte en el mundo del hilado, te recomendaría probar las dos. He de decir que al probar primero con el huso gané mucha mano con el hilo, y al agarrar luego una rueca me fue más fácil ver cuando el hilo tenía más o menos torsión. Quizás la ventaja del huso frente a la rueca, ( en un inicio) es que solo te tienes que centrar en las manos. Pero al final todo es práctica, paciencia y observar.

Si inviertes en una rueca, es verdad que al principio puede que te cueste un poquito más hacer una lectura del baile que hay entre la máquina, tú y la lana, pero luego irás más rápido y podrás producir más madejas en menos tiempo.

 

Aquí hay tema para rato, pero lo dejo para otro día. Sí queréis consultarme alguna duda, me podéis escribir en los comentarios o enviarme un mail y estaré encantada de contestaros.

¡Un abrazote lanero!

Eu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *